El incendio de Valparaíso desnuda el Chile desigual
16 abril, 2014 – 10:16 | No Comment

por Rafael Luis Gumucio Rivas.-
Valparaíso ha sufrido, al menos, dos incendios forestales al año que, por lo general, se hacen extensivos a las zonas habitadas en los cerros. Las autoridades no pueden pretextar, en esta …

Lea el artículo completo »
Editorial

Espectáculos

Gabinete Salvaje

Golpes al mentón

Opiniones

Portada » Crónica

BAILANDO CON CARABINEROS – UNA NOCHE DE AFTER

1 junio, 2012 – 5:52No hay comentarios

Cuando Santiago llega a media semana, se abre una opción de entretención conocida como After Office. Después del trabajo, diversas personas concurren a   San Francisco 75, 9º Piso, para bailar, beber, fumar y, en menor medida, a comer. Algunos, además,  bajan del barrio alto para ejercer de galán a la rápida.

A partir de las 19:00, de cada miércoles, se inicia la actividad, recibiendo gratuitamente, hasta las 21:00 horas, a quienes se encuentran previamente inscritos.

El 30 de mayo de 2012, Pnews infiltró  a un reportero – free lance – para indagar sobre el tema. Después, de comerse un paquete de galletas ”GRITÓN” y de renovar sus votos  profesionales, jurando morir de sapo y no de viejo, acometió con su misión.

Se dirigió al lugar cerca de las 20:00 horas. Mientras esperaba su ingreso algunas damas comentaban, entre ellas, que habían escuchado que, a ese  lugar, acudían hombres atractivos.Nuestro sagaz periodista pensaba al respecto: “Bueno, eso es relativo”. La diferencia, según los entendidos, entre una mujer u hombre atractivo, de quienes no lo son,  se reduce a  beber tres piscolas o seis cervezas. Ahora, si le agregamos unos vodkas o una botella de ron todos se verán como  Brad Pitt o Angelina Jolie, según sea el caso.

En la terraza del edifico,  y en un rincón, ya se encontraba transmitiendo FM Tiempo, con algunas figuras de la televisión.   La gente  agrupada alrededor de los sillones   escuchaba la música electrónica  digitada desde el interior de la Disco. Nuestro reportero, pudo apreciar, desde esa altura, una panorámica del centro de Santiago  destacando  la cúspide de la Torre Entel, que lo indujo al romanticismo : recordar el pago de la cuenta de su celular.

Adentro, hay sólo dos sillones en la pista más grande. Se aprecia un sector VIP, que concentra todos los asientos restantes, y en gran cantidad. El valor del VIP es de $ 15.000. Quienes no puedan acceder a esa exclusividad tendrán que bailar toda la noche, salvo que deseen salir a la intemperie a descansar.

Se cuenta con una segunda pista de baile, más pequeña y con música latina. Está separada por una entrada amplia  y un desnivel de algunos centímetros. Este pequeño escalón se va agrandando a medida que pasa la noche y el tránsito, de un sector a otro, se hace con crecientes grados de alcohol. Esto, unido a  las botas altas y tacos,  la semi-penumbra y la concentración etílica de las paseantes  permiten pensar, a nuestro audaz reportero,  que muchas féminas tienen vocación de equilibristas.

A las 22:00 horas, ya se encuentra lleno el espacio interior y se inicia la fiesta, a cargo del DJ Gabriel. Se principia a mezclar el  estrato ABC1 con el ABC2.

Las mujeres rompen los fuegos. Las jóvenes y las no tanto, comienzan  a contornear sus cuerpos, sobre sus agudos  tacos, y a posar de bailarinas frente a alguna amiga fiel e incondicional  que las acompaña en el ritmo y que le sirve de público cómplice. Es un ritual para subir la autoestima y atraer la atención de los enamorados de ocasión, más conocidos como “jotes”.

No falta el  concurrente que llega con la previa puesta. Este personaje es  conocido como el “curao” anticipado. Entra contento y saltando eufórico desde la puerta. Es fácil de identificar. Tiene hálito alcohólico antes de cobrar el cover.

El ambiente empieza a regarse de copas y se inicia la temporada de caza como en la sabana africana.

A las 23:15,  llega la hora de los cariñositos. La invitación a bailar ya no es verbal. Pasa a ser táctil. Con abrazos y besos cuneteados. A esa altura del partido, la corteza cerebral se duerme y la construcción  lógica  del lenguaje da  lugar  a las mecánicas del inconsciente.

Entre los 2.200 danzantes, nuestro infiltrado, distingue a un capitán de Carabineros, de la tercera comisaría de Santiago,- cuyo nombre nos reservamos para proteger a los inocentes-  y cuyos pasos opacarían a Michael Jackson. Es más, al cambiar la música a los ritmos latinos, siguió su “performance” con la misma gracia y  fervor, haciendo honor  a la condición de  “pata de cumbia”,  inserta en el alma nacional, al bailar hasta los comerciales. Un  oficial de Carabineros nunca descansa, menos en una fiesta.

Según algunas fuentes consultadas, por nuestro reportero en práctica,  también se han visto en el local ciertos funcionarios y oficiales de las Fuerzas Especiales   que aprovechan de ensayar y perfeccionar algunas coreografías bailables, que luego aplicarán en las marchas estudiantiles, con la suavidad que los caracteriza.

Se respira un cierto aire cosmopolita. Se ven rubias nórdicas brincando al son de mulatos caribeños , brasileñas luciéndose con la música AXE , un joven con un turbante Sikh y otro con un look punk, y argollas en las orejas y nariz,  combinadas con unas  patillas al estilo Sandro, más conocidas como chuletas.

Nuestro sacrificado asalariado, sin darse cuenta,  llega a la 1:30 de la madrugada, del día jueves 31 de mayo; y es hora de decir adiós. Se encienden las luces blancas y se silencia la música. Las damiselas, y sus tacos deben bajar, en algunos casos, los 9 pisos. Una le decía a la otra: “Tienes que bancarte los tacos hasta el final ” · “No te los puedes sacar hasta que llegues al taxi”. “Podemos andar curadas pero siempre dignas”.

Algunos ejecutivos, que se retiran con sus corbatas vueltas hacia la espalda, asumen el cansancio y el problema de comenzar a trabajar a partir de las 8 de la mañana. Pero salen conformes con lo tomado y lo bailado.

Otros, prefieren seguir el carnaval, en un  modesto cabaret  que queda al frente del After Office,  por calle San Francisco, en compañía de dominicanas y colombianas. Ahí pierden los últimos pesos, pero salen felices según cuentan, mientras conducen sus pasos directo a la oficina. Nuestro reportero, por falta de viáticos, se privó de inspeccionar tan pecaminoso lugar. Nos referimos al cabaret, palabra desconocida para los periodistas de nuestro medio.

La noche continúa su curso y los trabajadores del After siguen desarmando y almacenando el mobiliario. Han partido laborando a las 9 de la mañana, del día 30 de mayo y terminan su continuada labor a las 7 de la madrugada del 31. Ellos son los grandes gestores de esta fiesta. Para  estos anónimos protagonistas nuestro agradecimiento.

Te invitamos a comentar!

Escribe tu opinión o enlázanos desde tu sitio o página web. Puedes suscribirte a los comentarios de este artículo vía RSS .

No se permite SPAM en los comentarios.

Puedes usar los tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

PanoramasNews es compatible con Gravatar. Para obtener tu avatar, regístrate en Gravatar.

*